LAS MEJORES POUTINES EN MONTREAL

Por Jason Lee

Los montrealenses adoran la poutine, como lo confirma el tentador festival de una semana que le rinde homenaje. Este famoso platillo de papas a la francesa servidas con queso fresco que rechina entre los dientes y su salsa café es un gran clásico del menú de muchos restaurantes locales. Algunos de los establecimientos preferidos de los montrealenses han reinterpretado de tantas maneras este sencillo plato, que hay una verdadera cultura de la poutine en la ciudad. Éstos son algunos lugares agradables donde puede probarlas.

POUTINES DE LUXE

El Garde-Manger

En un edificio histórico del pintoresco Viejo Montreal, el Garde-Manger es un popular establecimiento en el que, a menudo, hay que reservar con semanas de anticipación. Este restaurante popular y a la moda, en cuya cocina trabaja Chuck Hughes, atrae tanto a turistas como a locales. Su poutine a la langosta es, entre otras cosas, lo que ha forjado su reputación. Papas fritas, queso fresco quebequense y salsa café, servidas con un generoso trozo de langosta tierna, fue lo que derrotó al chef Bobby Flay en el programa Iron Chef America, en el que Hughes participó. – 408, rue Saint-François-Xavier

Au Pied de Cochon

Hace ya años que el chef Martin Picard ofrece una cocina de inspiración francesa en Au Pied de Cochon, en el sector del Plateau-Mont-Royal. Su gusto por el exceso se refleja a la perfección en su famosa poutine al foie gras de pato: papas fritas en grasa de pato, queso fresco y una generosa porción de foie gras cubiertos con una espesa salsa café… ¡de foie gras! – 536, avenue Duluth Est

POUTINES POPULARES

La Banquise

Hace ya 48 años que saciamos nuestro antojo de poutine en La Banquise. Prueben la Reggae (carne molida de res, guacamole, tomate picado y chile). Abierto día y noche, este lugar es el refugio de los noctámbulos y un buen lugar para espiar a las estrellas que están de paso en Montreal que sucumben a la especialidad local. – 994, rue Rachel Est

Poutineville

Esta cadena local propone la poutine a la medida: para pedir una versión personalizada, se escogen los ingredientes, el tipo de papas fritas, la carne, las verduras, el queso y la salsa. La especialidad de Poutineville está hecha con papas fritas caseras, queso fresco y mozzarella, carne de res a las brasas y salsa al vino rojo – Varias sucursales

LOS GRANDES CLÁSICOS

Paul Patates

Este pequeño restaurante de Pointe-Sainte-Charles hace felices a los residentes del sector. Pida una poutine clásica y una botella de la famosa bière d’épinette (cerveza de abeto) en la barra, en donde no se perderá de una pizca de acción. – 760, rue Charlevoix

Montreal Pool Room

El Montreal Pool Room, una institución en la Main (el boulevard Saint-Laurent) desde hace más de 100 años, es el greasy spoon (pequeña cafetería) por excelencia. Los hot dogs al vapor son deliciosos, así como la poutine. Pero lo que los hace excepcionales es la nostalgia que sentimos en cada bocado. – 1217, boulevard Saint-Laurent

Orange Julep

Imposible no verla: la Orange Julep es una bola naranja gigantesca del tamaño de un edificio de tres pisos. A la orilla de la autopista Décarie, esta cafetería con servicio al volante es la favorita de los amantes de la comida rápida desde hace más de 80 años. Para vivir la experiencia completa, acompañe su poutine con su famoso jugo de naranja espumoso. – 7700, boulevard Décarie

Jason Lee, bloguero

Hay dos cosas que Jason ama en esta vida: comer y tomar fotos. En su blog, Shut Up and Eat, pasa a la mesa y comparte recetas y críticas. La misión que Jason se propuso es clavar su tenedor en todos los restaurantes de Montreal, ya que su hambre justifica los medios.

[COVID-19] Para estar al tanto de la situación actual
Más información