DÓNDE TOMAR VINOS NATURALES EN MONTREAL

Mayssam Samaha

Si a usted le gustan los vinos naturales, Montreal es una de las mejores ciudades del mundo donde se puede saborear este néctar crudo y único.

La oleada de vinos naturales invadió Montreal hace ya algunos años. Nuestra ciudad se volvió unos de los principales lugares del mundo donde degustar estas cosechas fuera de lo común. Varios restaurantes proponen una interesante carta de estas botellas que merecen nuestra atención. Aquí le presentemos algunos de nuestros favoritos.

Pastaga y Cul-Sec

Pastaga fue uno de los primeros restaurantes en popularizar los vinos naturales cuando abrió sus puertas en 2011. La creación de su cava y cafetería Cul-Sec, cerca de ahí, le ha permitido consolidar la predilección de su clientela gracias a esas cosechas producidas en su expresión más sencilla. 

 

 

Vin Papillon

El Vin Papillon cuenta con una formidable carta de vinos que ilustra el cuidado que tiene la sumiller, Vanya Filipovic, en su búsqueda de grandes vinos y pequeñas joyas de la vid. 

Vin Mon Lapin

Así como en el Vin Papillon, la sumiller e importadora, Vanya Filipovic, utiliza el Vin Mon Lapin como tela de fondo para presentar colores y sabores memorables. Nos deja extasiados con sus conocimientos y su amor por los vinos naturales.

Pullman y Moleskine

Pullman, uno de los mejores bares de vinos en la ciudad, tiene una sección de cosechas naturales y es una pasión que ahora comparte con su nuevo establecimiento gourmet, el restaurante y pizzería Moleskine 

Loïc

Situado en el extremo oeste de Saint-Henri, el magnífico  Loïc recibe a los conocedores que se deleitan con vinos excepcionales y platillos de la estación, extremadamente lejos de la cocina convencional de un bar.

Restaurant Candide

La interesante carta de vinos del Candide fue conformada por la responsable de los vinos, Emily Campeau. Complementa a la perfección la cocina del chef Jhon Winter Russell quien no escatima en la utilización de productos locales y de temporada.

Labo Culinaire

En el Labo Culinaire, el menú inspirado según las estaciones es bastante apreciado por los amantes de la buena cocina, quienes acuden a la terraza del techo, una de las más bonitas de la ciudad. La carta de vinos, compuesta de néctares naturales y biodinámicos, es un recorrido que vale la pena explorar. 

 

 

Elena

Elena maneja a la perfección los acordes entre el clásico dúo de pizza y el vino. Nacidos en su mayoría en los viñedos italianos, los vinos crudos de toque  ligero acompañan a la perfección la cocina de la estación, refinada pero sin tanto rebuscamiento.  

Lawrence y Larrys

No se puede negar la sólida reputación que tiene el restaurante Lawrence desde que abrió sus puertas. Este lugar en el Mile End tiene una interesante carta de vinos de varias cosechas naturales par disfrutar con su cocina de productos locales, en la que los distintos tipos de carnes se combinan para ofrecer sabores originales. A unos cuantos pasos de allí, se encuentra su hermano menor, Larrys, abierto mañana y noche. Este restaurante sirve de todo, desde sándwiches en el desayuno, hasta platillos para compartir… sin olvidar la deliciosa carta de vinos naturales.

Restaurante Manitoba

El Manitoba quería ofrecer un poco de naturaleza en sus copas. Y esto se hace obvio en su carta de cosechas minuciosamente seleccionadas, que se integra de maravilla con su menú también inspirado en la naturaleza, como lo dicen ellos mismos: “Queríamos ofrecer un poco de bosque en nuestros platillos”. 

Alma

Al poner el acento en los vinos catalanes artesanales seleccionados con esmero, Alma es el restaurancito perfecto para probar deliciosos platillos de inspiración mediterránea.

Alep y Le Petit Alep

Parece sorprendente que estos dos discretos restaurantes locales mantengan una de las cavas más prometedoras de la ciudad. Alep, así como su hermano menor de ambiente más relajado, Le Petit Alep, son famosos sobre todo por su cocina siria sin igual, pero sobre todo no se debe menospreciar su copiosa carta de vinos.

Accords le Bistro

En el corazón del Quartier des spectacles, Accords – Le Bistro, abierto desde el mediodía hasta casi la medianoche, ofrece una cocina contemporánea acompañada de una impresionante carta de vinos naturales. Es el lugar perfecto para comer, cenar o tomar una copa antes o después de un espectáculo. 

Claro está que existen muchos otros restaurantes montrealenses que sirven vinos naturales, entre ellos Henrietta, Grumman ‘78, Boxermans, Philémon Bar, Le Diplomate, Les Fillettes, Buvette Chez SimoneChez Victoire y Les cavistes.

 

Mayssam Samaha, bloguera

Mayssam Samaha es bloguera y periodista sobre temas de gastronomía y viajes. Recorre el mundo en busca de hallazgos culinarios, a menudo reservando una mesa antes de comprar su boleto de avión. Desde Islandia hasta Sudáfrica, ha visitado más de 30 países. Su actividad favorita en el extranjero: pasearse por el mercado.

Blogue / Facebook Instagram / Twitter

[COVID-19] Para estar al tanto de la situación actual
Más información